Trucos para usar “muy bien” el corrector de ojeras

¿Sabías que el corrector de ojeras aunque es un aliado de la belleza puede ponerse en tu contra si no conoces cómo utilizarlo? Es por eso que este post viene cargado de trucos para primeramente saber cómo escoger el tono idóneo hasta cómo y cuándo aplicarlo en nuestra rutina de maquillaje. Prepárate para tomar nota, porque cada uno de estos tips vienen de la mano de los expertos:

1. DEL CÓMO DEBE SER: Un buen corrector debe tener un alto poder cubriente para ojeras moradas o marrones. Además es necesario que tenga propiedades hidratantes para cuidar la piel de la zona de los ojos y para que no se cuartee luego de aplicarlo.

2. CÓMO ESCOGER EL TONO: De acuerdo al color de la piel, el corrector debe ser un tono ligeramente más claro que la base, pero sin sobrepasarse para que no quede artificial. Según el tono de la ojera, debe ser ligeramente anaranjado para las ojeras marrones, o suavemente rosado para las más violáceas. Para ojeras suaves un corrector beige será suficiente.

3. PARA QUE NO SE NOTE: No tiene sentido aplicar el corrector en todo el contorno del ojo, ya que las ojeras no se ven homogéneas en toda su extensión. Para aplicarlo correctamente debe ponerse frente a la luz (en una ventana) y colocarlo sólo en la zona en donde la ojera se marca. Debe hacerlo presionando el dedo sin desplazar el producto. Al final, damos unos toques por el resto del contorno con lo que haya quedado en nuestro dedo de producto para homogeneizar de forma natural.

4. HERRAMIENTAS NECESARIAS: Los expertos usan mayormente un pincel, una esponja y hasta los dedos.

5. ORDEN DE APLICACIÓN: Lo ideal es aplicar la base en todo el rostro, exceptuando el contorno de ojos y después aplicar el corrector. No es recomendable poner base sobre corrector y luego añadir más corrector, ya que se sobrecarga la zona.

6. PARA QUE DURE: Es muy importante que el corrector se haya absorbido completamente. Para fijarlo un poco más, se puede dar toques muy suaves con polvos sin excedernos, ya que podría resecar mucho la zona del contorno.

7. ZONAS QUE DEBEMOS EVITAR: Es lógico que muchas extiendan el corrector a otras zonas del contorno sin la intención de resaltar los defectos. Sin embargo, es recomendable no usar el corrector en las patas de gallo para evitar que se cuartee el producto y se destaque más lo que realmente queremos ocultar.

8. CANTIDAD EN SU JUSTA MEDIDA: Uno de los errores más comunes es aplicar excesiva cantidad de producto. Lo ideal es aplicar dos capas finas con un espacio de 10 minutos, que colocar una capa gruesa.

Con estos consejos y recomendaciones estamos seguros de que no volverás a cometer errores con este paso clave de tu maquillaje. Con un poco de paciencia y de práctica, podrás lucir un rostro natural, alejado de esos terribles espacios blancos debajo de los ojos. Ante cualquier duda, no olvides acudir a tu estilista de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *