¡No tires flechas! Aprende a escoger la base de maquillaje ideal para ti

Que si es demasiado pálida o más bien muy anaranjada, que si es muy mate o por el contrario excesivamente brillante. ¡Sí! Lo sabemos. Encontrar la base ideal puede convertirse en un verdadero reto. Y es que ante la gran cantidad de productos que hay en el mercado nos puede parecer imposible reconocer cuál es la base ideal para nuestro rostro.

¡Hoy queremos ayudarte con esta tarea! Hacerte una experta en esta materia no sólo te ahorrará dolores de cabeza sino también dinero. La idea es que sepas escoger la base que mejor vaya con tu tipo y tono de piel, pues no sólo se trata del color sino de la textura. Por eso, veamos los tipos de base que hay en el mercado:

1. FLUIDA: Las bases fluidas se adaptan a todo tipo de pieles. Se extienden con facilidad y permiten unificar el tono de la piel, ofreciendo un resultado muy natural.

2. CREMA: Este tipo de base es más discreta; pero, es ideal para hidratar el rostro, sobre todo, en pieles secas y aporta un color natural y delicado.

3. COMPACTA: Esta textura es perfecta para pieles mixtas y grasas porque elimina los brillos y unifica el tono. Lo importante es tener cuidado cuando la apliques, ya que el acabado es menos natural que los demás.

4. MOUSSE: Es un maquillaje apto para todo tipo de pieles. Es ligero y aporta al rostro un aspecto aterciopelado muy agradable.
Ahora sí, profundicemos en el tema del tono adecuado. Sin duda éste es el factor clave para conseguir un acabado natural impecable. ¿Cómo escogerlo y no rendirnos? Veamos:

1. ELIGE EL MISMO COLOR DE TU PIEL: Ni más claro ni más oscuro, sino aquel que se funda en tu rostro para crear el lienzo perfecto para el resto del maquillaje. El error de muchas mujeres es que escogen un tono más oscuro para verse más bronceadas y si son morenas les agrada colocar un tono más claro para atenuar lo oscuro de su piel. Ninguna de estas opciones es correcta.
Si eres blanca y deseas dar vida a tu piel, no lo lograrás usando bases oscuras. Con esto, sólo obtendrás un efecto de máscara poco favorecedor. Además para eso ya existen los polvos bronceadores y el rubor o colorete.

2. PRUEBA VARIOS TONOS: No te rindas hasta conseguir el tuyo. Te aconsejamos no probar la base ni en tu rostro ni en la parte interna de la muñeca, ya que no corresponde al tono real de nuestra piel. Además de que puede estar alterado con marcas o rojeces. Lo ideal es probarlo en la zona del cuello para neutralizar el tono del rostro y adaptarlo al color del resto del cuerpo.

3. COMPRA DOS TONOS DE BASE: Después de escoger el color correcto para tu piel, debes adquirir un tono más oscuro para así poder dar toques de profundidad en el rostro. Además durante el año cambiamos el tono de nuestro rostro y teniendo uno más oscuro podemos mezclarlo con el más claro y nunca dejar de mantener nuestro maquillaje impecable.

Finalmente, es importante comprender que ningún tipo de base puede ocultar un rostro cansado o una piel poco hidratada. Parte de nuestra rutina de belleza debe enfocarse en tener un descanso de al menos 8 horas diarias, mantener nuestra piel libre de impurezas, no sólo con la práctica diaria de limpieza e hidratación, sino acostumbrándonos a acudir al dermatólogo para la limpieza profunda de nuestro cutis una vez al mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *